5 claves para mejorar su gestión comercial de tu negocio.

Los negocios enfrentan el desafío de mejorar el desempeño de su función comercial y aumentar su efectividad.
Necesita una estrategia comercial real y eficaz para generar impulso.
Sin embargo, las tareas cotidianas muchas veces no nos permiten pensar, planificar y ejecutar acciones que aseguren una buena actuación comercial.
TAGTA Consultora Comercial te ofrece 5 claves para incrementar los resultados.

1- Desarrollar y asegurar la motivación del equipo comercial

Mantener a tu equipo motivado es esencial para vender más y mejor. Después de todo, los resultados son producto no sólo de buenos procesos, sino de personas adecuadas, debidamente formadas y mejor motivadas. Y en Ventas, eso es crucial.

2- Adoptar un estilo de liderazgo correcto

Como responsable del equipo es fundamental Identificar lo que más les importa (su motivación más grande) y lo que más les frustra (su mayor preocupación) a cada una de las personas a tu cargo.
Ejercer el liderazgo correcto en cada momento (situacional) es muy importante, y esto se logra adaptando su forma de actuar según la aptitud y la actitud de cada vendedor. Situando a las personas según su nivel de conocimiento técnico, experiencia en el puesto (Aptitud), y según su nivel de motivación, ganas, empuje (Actitud), el líder asume el estilo de dirección que más para obtener mejores resultados e impactos en cada integrante.

3- Profundizar en el conocimiento de tus clientes

Las empresas necesitan Identificar y conocer a cada uno de sus clientes.
Una manera sencilla de poner en práctica este proceso es recopilar todos los datos posibles de los clientes (identidad, edad, medio de pago, producto que compra, domicilio, medios de contacto, fecha de compra, cómo llegó a la empresa) idealmente en forma integrada y unificada en lo que podemos denominar “ficha de cliente”.
Manteniendo actualizados estos datos, podemos acceder rápidamente a ellos para utilizarlos comercialmente y hasta incorporar nuevas información adicional valiosa para conocerlos y entenderlos mejor y así facilitar nuestra relación con los clientes.

4- Segmentar y clasificar a los clientes

Con los datos de los clientes podemos:
a) segmentarlos, es decir agruparlos según características comunes, ya que no todos los clientes son iguales.
b) clasificarlos, a partir de la conocida regla del 80/20, es decir que el 20% de ellos explica el 80% de nuestra facturación.
c) establecer su potencial, es decir, cuánto más podrían comprarnos. Con este conocimiento, diseñaremos acciones específicas tales como mantener, desarrollar o fidelizar a cada uno de los grupos comparando de sus compras actuales con su potencial. Y esto focaliza y mejora la actuación de los equipos comerciales.

5- Mapear el estado de los clientes

Tan importante como lo anterior, es el estado de los clientes.
Pueden ser: nuevos, activos o inactivos. Con este mapeo el equipo comercial podrá poner en marcha acciones efectivas y focalizadas para cada estado. Incentivar a los que los nuevos compren nuevamente (aumento de frecuencia de compra), vender más productos a los activos, y estimular a los inactivos para que vuelvan a comprarnos.